A 10 años del anuncio de hallazgo de la ciudadela inca Corihuayrachina (Qoriwayrachina)

Hace diez años la National Geographic Society presentó el hallazgo de Corihuayrachina, en Vilcabamba, uno de los complejos más importantes de la civilización inca, bautizada como la ´ciudad perdida´.

Asi informo la National Geographic en ese entonces:

Ciudad ocupada por los Incas es descubierta en el pico de los Andes en el Perú

D.L. Parsell
National Geographic News
Actualizado 22 de marzo 2002

En lo alto de un pico de montaña en los Andes del sudeste del Perú, un grupo de exploradores ha descubierto las ruinas de un gran asentamiento que piensan fue ocupada por los Incas en un período temprano de su ascenso al poder.

Las ruinas incluyen tumbas y varias plataformas construidas artificialmente que sugieren que el área era un sitio de entierro importante y ceremonial de los ritos sagrados. Pero el equipo también encontró los ingredientes de una ciudad completa.

Aunque no está claro aún quien construyó la ciudad, o cuando, los expertos dicen que las ruinas prometen una nueva visión de los primeros habitantes del Incanato  y tal vez otros de la región, sobre las que poco se sabe.

“No sabemos cuánto tiempo existió, no tenemos un buen de carbono []-citas de datos. Sin embargo, muestra evidencias de los primeros asentamiento inca”, dijo Peter Frost, un académico independiente y explorador que dirigió la expedición.

“Si eso es cierto, que sacude las teorías de la expansión incaica, porque no se tenia conocimiento previo que los incas poblaran esta región”, dijo Frost.

Frost  avistó por primera vez las ruinas en 1999 durante una excursión en la región con varios compañeros. Regresó el año pasado con un equipo de arqueólogos para mapear e investigar el sitio.

Dijo que las ruinas, muchos de ellos bien conservados incluyen un muro de estilo inca, terrazas agrícolas, un granero, cementerios y  torres funerarias, corrales de animales, y un complejo de edificios que rodean un patio.

En las laderas que rodean la cumbre conocida como Cerro Victoria, el equipo también encontró los restos de más de 100 edificios circulares en alturas de hasta 12.500 pies (3.900 metros). El estilo se cree que es típico de las viviendas de los andinos que ocuparon la región antes de que los Incas o bajo el dominio inca, pero Frost dijo que las observaciones iniciales indican que la ocupación habría sido de los propios incas.

El parte recién descubierta está en la parte sur de una región escasamente poblada conocida como Vilcabamba, llamado así por una cadena de montañas locales. Se encuentra a 22 millas (35 kilómetros) al suroeste de Machu Picchu, una antigua fortaleza que es el símbolo Inca más famoso. Otro importante sitio arqueológico, Choquequirau, está muy cerca.

Último Refugio del Inca

Vilcabamba ha sido durante mucho tiempo conocido como el último bastión de los incas en su intento de evadir la conquista por los españoles, que llegaron a principios del siglo 16 en busca de oro.

Cuando el inca Manco Inca y su gran ejército no pudo derrotar a los invasores españoles en el año 1536, el Inca huyó de su capital imperial de Cusco y se refugió en el desierto de Vilcabamba. Allí vivieron durante 36 años, hasta que los españoles penetraron finalmente en la zona y matarón al último soberano inca, Tupac Amaru en 1572, poniendo fin al imperio incaico.

La ubicación incierta de la última capital de los Incas, supuestamente lleno un inmenso depósito de plata y oro, la legendaria “ciudad perdida” de Vilcabamba , objeto de búsqueda por los estudiosos y buscadores de tesoros en los siglos que siguieron.

El arqueólogo peruano Alfredo Valencia Zegarra, jefe del equipo de la expedición de nueve personas que se constituyó a las ruinas en el Cerro Victoria en junio pasado, dijo que el área que rodea al sitio encontrado, tiene muchos sitios arqueológicos de importancia histórica que nunca han sido exploradas. Él ha llevado a cabo excavaciones en Machu Picchu y otros sitios bien conocidos en la zona del Cusco.

Frost dijo que la región ha sido difícil de estudiar debido a su ubicación remota y su terreno boscoso y traicionero. Un escritor de origen británico, fotógrafo y guía profesional, ha vivido en Cusco durante 15 años y exploró la región durante 30 años.

Las ruinas de Cerro Victoria era su primer gran descubrimiento Inca. “Siempre he sabido que Vilcabamba era una zona principal para el registro de sitios incaicos desconocidos”, dijo en una entrevista telefónica desde el Cusco.

Scott, Gorsuch, un psicólogo clínico en Santa Barbara, California, y un ávido explorador, se encontraba entre el grupo que avistó por primera vez las ruinas de Cerro Victoria durante una excursión en un cerro cercano que dio pruebas de enterramientos antiguos. Las ruinas están parcialmente oscurecidas por bosques nublados con selvática vegetación, pero a través de binoculares los hombres podían ver las ruinas desde la cima de otra la montaña.

“Vimos lo que parecía ser una plataforma sagrada en uno de los picos, y parecía tener un significado- cogió los primeros rayos del sol en la mañana y últimas de la noche”, dijo Gorsuch.

Cuando él y el equipo de la expedición viajaron al lugar más tarde, dijo, se sorprendieron al encontrar los restos de un gran asentamiento, que cubre unos seis kilómetros cuadrados (2,3 millas cuadradas).

Frost especuló que los habitantes eligieron la ubicación de montaña por dos razones: para extraer ricos filones de plata de la zona y porque el sitio proporciona vistas panorámicas de los picos de las montañas cubiertas de nieve del centro de Vilcabamba, algunas tan altas como 18.000 pies (5.486 metros), que eran sagrados para los antiguos pobladores andinos.

“Probablemente lo utilizaban para ceremonias religiosas en adoración a estos picos”, dijo. El Inca, puede haber hecho observaciones astronómicas y solares en las plataformas ceremoniales para desarrollar el calendario inca, agregó.

Más amplio que lo previsto

Cerro Victoria nunca había sido documentada científicamente, aunque los habitantes locales lo conocían como Corihuayrachina.

 

La expedición al lugar tardó dos años en el plan, debido a que la cumbre fue difícil de alcanzar. Cuando el equipo llegó en junio de 2001, se encontraron con dos familias de que vivian en el lugar, quienes utilizaban algunos de los mismos edificios que fueron ocupados alguna vez por sus antepasados.

 

El equipo tiene previsto volver a finales de este año para continuar la exploración, la cartografía, y la excavación del sitio, el cual mostraba signos considerables de saqueo.

Con las primeras excavaciones se desenterraron restos humanos, utensilios de piedra y cerámica inca de dos diferentes períodos de tiempo, incluyendo un período inicial de formación de desarrollo de Incanato.

De acuerdo con el informe inicial del equipo, el sitio cuenta con un “espectacular” plataforma ceremonial ahora fuertemente saqueada, rodeado por un muro bajo. Esta contiene los restos de lo que fue una gran tumba subterránea.

Algunos de los muertos de la comunidad fueron enterrados sobre la tierra en pequeñas estructuras cilíndricas hechas de piedra. Estas torres funerarias o chullpas, han sido muy saqueadas y estaban vacías, pero los esqueletos fueron encontrados en las tumbas subterráneas. También fueron descubiertos dos antiguos cementerios.

Con radar de penetración terrestre y la excavación, el equipo llegó a la conclusión de que una pared fue construida en un estilo característico de los Incas y  era parte de un edificio de tres lados que se utilizó probablemente para importantes funciones ceremoniales o religiosas. Junto al edificio principal, habia un patio que contenia los edificios, posiblemente un centro administrativo.

Edificios circulares como las que se encuentran en las laderas circundantes han sido encontrados en otros sitios de Vilcabamba. Los estudiosos suponen que eran las viviendas de las tribus pre-incas, o de las comunidades que fueron colonizados por los incas, pero Frost dijo que la evidencia sugiere que algunos fueron ocupadas por los mismo incas.

Johan Reinhard, de National Geographic Explorer que se especializa en la investigación arqueológica a gran altura, dijo que el descubrimiento “es uno de los sitios más importantes que se encuentran en la región de Vilcabamba ya que los Incas lo abandonaron hace más de 400 años.” Cerro Victoria, añadió, “promete proporcionar nuevos conocimientos sobre la ocupación inca en esta zona remota”.

Durante las expediciones en el año 1900 organizadas bajo los auspicios de la Universidad de Yale y la National Geographic Society, un joven profesor y explorador llamado Hiram Bingham llegó a Machu Picchu en 1911 y creía que era la “ciudad perdida” de Vilcabamba. Los historiadores más tarde refutarón esa afirmación.

En 1964, un explorador llamado Gene Savoy llegó a la conclusión de que las ruinas en un área llamada Espiratu Pampa, que Bingham había identificado provisionalmente a la vez como la “ciudad perdida”, eran, de hecho, Vilcabamba la Vieja (“Vilcabamba la vieja”), llamado así para diferenciarla de la ciudad de Vilcabamba construido por los españoles.

Así informaron las agencias en ese entonces:

Descubren una ciudadela inca en una remota región de Perú

18 de marzo, 2002
LIMA (AP) — Un grupo de exploradores halló un extenso conjunto de ruinas de lo que habría sido una ciudadela de los incas, en las que hay restos humanos, en una zona de una cordillera meridional del Perú, dijeron el lunes sus organizadores.
Los antiguos restos se expanden por las laderas de un pico escarpado de la cordillera de los Andes donde los incas se ocultaron después de la llegada de los españoles. Abarca un conjunto de más de cien estructuras, incluso una pirámide truncada en lo alto de una colina, plataformas ceremoniales y un canal de irrigación que se extiende por ocho kilómetros.
El escritor británico Peter Frost, que encabezó una expedición a la zona el año pasado, dijo que se trata de las ruinas más extensas de los Incas halladas desde 1964 cuando el explorador estadounidense Gene Savoy descubrió Vilcabamba, considerada la capital del refugio imperial selvático.
“Muy pocos, si acaso alguno, de los conquistadores españoles llegó a la zona meridional de Vilcabamba”, señaló Frost en una entrevista, refiriéndose a la región que rodea Vilcabamba. “Este sitio podría ser la más reciente información de la civilización incaica desde el comienzo hasta el final, que no fue perturbado por el contacto con los europeos… algo sin paralelo”.
Los incas, que tuvieron su apogeo durante el siglo XV hasta la llegada de los españoles en 1532, construyeron ciudadelas y caminos de piedra, y desarrollaron una sociedad sumamente organizada y orientada hacia la hegemonía militar.
La ciudadela está situada a 466.69 kilómetros al sur de Lima y unos 40 kilómetros al sudoeste de Machu Picchu, las ruinas más famosas del Perú y su principal atractivo turístico.
Frost, de 56 años, que escribe sobre la historia de los incas y es guía de caminatas turísticas en los Andes, vio las ruinas por primera vez en 1999 cuando encabezaba una caminata por las cercanías. Regresó en mayo del 2001 en una expedición de un mes auspiciada por la Sociedad Nacional Geográfica de Estados Unidos.
“El lugar es más amplio de lo que pensábamos”, dijo Alfredo Valencia, un arqueólogo peruano que participó en las excavaciones. “Se extiende por más de 6 kilómetros cuadrados y está a una altura de 3.352 metros (sobre el nivel del mar) en un terreno sumamente escarpado, y de una belleza natural de gran exuberancia”.

Arqueólogos descubren nuevas ruinas incas

EFE – La ciudad descubierta es el mayor y más importante yacimiento inca hallado desde la exploración de Vilcabamba la Vieja en 1964.
Lima.Perú   Un gran complejo arqueológico en la agreste zona selvática del departamento del Cusco, una ciudad desde la que posiblemente los incas resistieron la dominación española, fue presentado hoy como el mayor y más importante yacimiento inca descubierto en las últimas cuatro décadas en Perú.
La National Geographic Society, que auspició la expedición científica, dio a conocer imágenes de los diversos descubrimientos en el complejo y una pequeña parte del documental “Momias Inca: secretos de un Imperio perdido”, que difundirá, con los detalles del descubrimiento el próximo mes de mayo en su propio canal de televisión.
En el complejo de Corihuayrachina, palabra quechua que significa oro sometido al viento para fundirse, que tiene una extensión de seis kilómetros cuadrados y está a 3.300 metros sobre el nivel del mar, la expedición encabezada por el arqueólogo estadounidense Peter Frost y el peruano Alfredo Valencia, descubrió doce zonas arqueológicas.
En esos lugares se hallaron restos de edificios circulares, almacenes, talleres de cerámica, tumbas, así como restos óseos y de objetos de cerámica, según dijo Frost en una conferencia de prensa, efectuada en el museo de Arqueología, Antropología e Historia.
El científico precisó que el complejo posee más de cien estructuras, entre las que también hay plataformas ceremoniales, cementerios, terrazas, canales de riego, una represa y una pirámide truncada, repartidas en las doce zonas arqueológicas halladas hasta ahora.
Corihuayrachina está situada en el distrito de Santa Rosa, en el departamento del Cusco, unos 1.000 kilómetros al sureste de Lima, en una región que se constituyó como último baluarte de los incas en su defensa contra la conquista española, que se prolongó hasta 1572.
Frost explicó que los estudios en el complejo arqueológico se deben reanudar en junio próximo, con una expedición también auspiciada por National Geographic Society, que debe ratificar los indicios de que la ciudad habría servido también como una base de resistencia a los conquistadores españoles.
Valencia comentó que nada se puede asegurar y que es muy difícil establecer por ahora, si el lugar fue un asentamiento inca de resistencia.
No obstante, consideró que por lo inexpugnable del lugar, se puede señalar que así fue.
El científico peruano dijo que, de acuerdo a las investigaciones, Corihuayrachina tuvo tres etapas de ocupación, la primera previa a los incas, la segunda que denominó de intermedio tardío, contemporánea a lncas (1400-1450) y una tercera que pudo ser inca-colonial.
Según National Geografhic, la ciudad descubierta es el mayor y más importante yacimiento inca hallado desde que el explorador Gene Savoy exploró “Vilcabamba la Vieja”, en 1964, en la misma región cusqueña, lugar donde Manco Inca estableció la resistencia contra los españoles.
El vicepresidente ejecutivo de National Geographic Society, Terry García, encabezó la conferencia de prensa dando detalles sobre el descubrimiento hecho por la expedición científica durante el 2001.
A la conferencia asistió el vicepresidente de Perú, Raúl Diez Canseco, quien es también ministro de Industria, Turismo y Relaciones Comerciales Internacionales.
Diez Canseco agradeció el apoyo de la organización científica por su aporte para un descubrimiento que favorecerá el incremento del turismo hacia este país andino. EFE

Revelan hallazgo de ciudadela inca enterrada en cerro cusqueño

Lima (AFP) .- Una ciudadela que pudo haber sido el último reducto de los incas antes de la conquista española fue descubierta enterrada en el cerro Victoria, en los Andes del sureste en el departamento del Cusco, informaron hoy arqueólogos en Lima.
Se encontraron tumbas, depósitos, centros de adoración, viviendas, sistema se andenes, canales de piedra y pequeñas fortalezas pétreas, de acuerdo a los trabajos realizados por el arqueólogo Alfredo Valencia junto a Peter Frost, experto en civilización incaica, y Terry García, vicepresidente de National Geographic.
Los experto harán este lunes una presentación de la expedición que realizaron al cerro Victoria, ubicado al pie del nevado Corihuayrachina en la provincia de La Convención y en ruta hacia la famosa ciudadela Machu Picchu.
El acceso a Victoria se hace, empero, por el vecino departamento de Abancay combinando transporte vehicular, pedestre y en animal, bordeando el río Apurímac y ascendiendo cumbres.
Los expedicionarios dijeron haber encontrado indicios de depredación de los buscadores de oro en la flamante ciudadela.

image_pdfimage_print

Deja un comentario